Declaración en respuesta a la campaña de Catholics for Choice