Declaración del Comité Administrativo de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos sobre